Te explicamos las diferencias principales.

A veces buscamos por internet información y salimos con las ideas más confundidas que antes. Por eso, es importante ver qué diferencias hay entre el divorcio, la separación o la nulidad.

El divorcio

El divorcio es el mecanismo utilizado por la gran mayoría de personas a la hora de romper su relación de matrimonio.

Es la ruptura definitiva. Según el artículo 85 del Código Civil:

“El matrimonio se disuelve, sea cual fuere la forma y el tiempo de su celebración, por la muerte o la declaración de fallecimiento de uno de los cónyuges y por el divorcio”.

Se puede solicitar el divorcio cumpliendo solo un requisito principal: Que hayan pasado más de tres meses de la celebración del mismo. Este requisito será salvable cuando exista un riesgo para la integridad física o la vida de alguno de los cónyuges.

Encontramos dos tipos principales de divorcio:

  • Divorcio de mutuo acuerdo: es el divorcio en que los cónyuges están de acuerdo no solo en solicitarlo, sino también en las bases que servirán para fijar sus circunstancias y las de sus hijos, en su caso, con posterioridad al divorcio.
  • Divorcio contencioso: es aquel en el que los cónyuges no están de acuerdo en alguno de los extremos anteriores.

El divorcio también es el punto en el que el régimen económico matrimonial se disuelve, ya hayamos optado por unos gananciales, por separación de bienes o por un régimen de participación.

La separación

La separación antiguamente era el paso previo al divorcio. Cuando el divorcio se instauró en España, en 1981, se decretó que para divorciarse había que estar separado al menos 5 años.

Existen dos tipos de separaciones:

  • La separación de hecho, que es aquella en la que no se ejercita ninguna acción legal. Solo se cesaría la convivencia entre los cónyuges.
  • La separación legal, es aquella que se insta judicialmente y servía para cumplir el plazo que se establecía para poder conseguir posteriormente el divorcio.

La diferencia principal entre separación y divorcio es que en la separación cabe una reconciliación, que viene regulada en el artículo 84 del Código Civil. Al no estar el vínculo matrimonial disuelto, es posible que se retomara en un momento posterior.

La nulidad matrimonial

La nulidad matrimonial civil en España es claramente residual, no se suele solicitar. Sirve para aquellos casos en los que en el momento de contraer matrimonio haya mediado algún tipo de vicio en el consentimiento, por coacción, o que concurra alguno de los requisitos que dispone el artículo 73 del Código Civil.

La que sí es más habitual es la nulidad matrimonial canónica, que consiste en anular el matrimonio contraído por la Iglesia. Requiere una serie de requisitos bastante estrictos y serviría, entre otras cosas, para poder volver a pasar por el altar.

Nuestro compañero Juan Miguel Barranco es experto en Derecho Canónico y ha conseguido nulidades matrimoniales en la provincia de Cádiz en varias ocasiones. Sin embargo, esto daría para otro post, que será publicado próximamente.

¿Te ha quedado alguna duda más? No dudes en ponerte en contacto con nosotros.